Libro: Manual del Juicio Oral – Juan Carlos Ortiz Romero

El tema de la reforma judicial es de suma importancia no sólo para los abogados sino también para todos los ciudada­nos, en especial lo correspondiente a los juicios orales que se implantarán en la República Mexicana.

Con este humilde trabajo pretendo hacer una aportación para re­tribuir lo que la vasta carrera del derecho me ha permitido aprender.

Los profesionales del derecho debemos especializarnos en las áreas donde tengamos mayores aptitudes. Desde las universida­des, tanto profesores como alumnos hemos de centrarnos en ser mejores abogados y en mejorar la impresión social sobre nuestro quehacer y práctica profesionales.

El juicio oral no es la solución a todos nuestros problemas, pero un cambio de esta naturaleza servirá para calmar las turbulentas aguas políticas y sociales.

Antes de hablar de las bases del juicio oral, conviene describir en qué consiste. Se define como el que en sus partes principales se sustancia de viva voz ante el juez o tribunal que entiende en el litigio, sea éste civil, penal, laboral, contencioso administrativo o de otra índole.

A diferencia del juicio escrito, en el oral las pruebas y los ale­gatos de las partes se efectúan ante el juzgador. Por tal motivo se señala que inmediación y oralidad deben estar estrechamente unidas en la recta administración de justicia, en especial en ma­teria penal, entre otras razones por la publicidad de los debates.

Conviene remarcar que la oralidad de los juicios, establecida en la generalidad de los países que siguen el sistema acusatorio o sistema oral, puede adoptar la forma absoluta o la mixta. Nuestro país apuesta por la mixtura, es decir, por un procedimiento oral- escrito, que se ajusta más a nuestra cultura.

El presente libro comprende una parte general, donde se abor­da la necesidad del juicio oral, cómo se forma el sistema y sus bases, y los principios que lo rigen.

En el siguiente capítulo, dedicado a los juzgados, se plantean la teoría del delito y los deberes de los jueces.

Otro capítulo busca que abogados y defensores de oficio desa­rrollen mejor su función en el juicio oral.

No podríamos olvidar al Ministerio Público, que tendrá una par­ticipación tan importante como la de los otros actores del proceso, pero debe construir una teoría del caso para encontrar la verdad y demostrarla.

El capítulo 5 está dedicado al interrogatorio y al contrainterro­gatorio, que es básico saber en el juicio oral.

Planteamos las conclusiones e incluimos en un apéndice los artículos reformados de la Constitución Política de los Estados Uni­dos Mexicanos, de utilidad para referencia rápida.

No podía faltar el glosario complementario, que en algo ayudará.

El juicio tiene tinte acusatorio. Olvidemos la idea errónea de que el Ministerio Público debe encerrar a todo mundo, de que “un vaso de agua y un auto de formal prisión no se niegan a nadie”. Modifiquemos nuestra ideología, entendamos que el sistema acu­satorio sólo cambia en sistema y en proceso, que el principio de la escuela clásica de que “se es inocente hasta que se demuestra lo contrario” nunca aterrizó en Latinoamérica, incluido México.

Los invito a leer, pero más a imaginar. Ojalá juntos hagamos con esta reforma un país mejor, para nosotros y para las genera­ciones venideras.

TABLA DE CONTENIDO

Introducción

1. Parte general
2. Para los juzgados
3. Para los abogados y la defensa
4. para el ministro publico
5. Interrogatorio y contrainterrogatorio
6. Conclusiones

Apéndice
Glosario
Bibliografia
Indice analítico

Leer el Libro ‘Manual del Juicio Oral’

A continuación puedes leer el libro online y/o descargarlo completamente gratis.

¡Y AHORA TE TOCA COMPARTIR A TI!

Por favor ayúdanos compartiendo esta publicación en facebook, twitter y/o Google+, para que así pueda llegar a más personas…  Y por supuesto no olvides compartir tu opinión sobre esta publicación en la sección para comentarios.